JudicialNoticiasUncategorized

Así presentaban los falsos positivos en el Tolima

Salió a la luz la confesión de Alias ‘El Zarco’ donde describió cómo engañaban a las personas

Diez años después que Luis Jhon Castro Ramírez, conocido como ‘El Zarco’ entregara su testimonio a la Fiscalía especializada de Derechos Humanos donde relató con detalles cómo reclutaba jóvenes a quienes le ponían camuflados y armas, para que militares los asesinaran y los hicieran pasar como bajas en combate, ahora vuelve a la luz tras su recaptura en España.

En un informe especial que realizó La W, se reveló el testimonio en la que menciona a dos altos mandos del Ejército Nacional, más específicamente del batallón de la Sexta Brigada en Ibagué, entre los cuales se encuentran:

“TENIENTE NIÑO. Cristian Camilo Niño Hernández en 2007 laboró con inteligencia de la Tercera Brigada del Ejército, trasladado al batallón de infantería No 8 Jaime Rook en Ibagué. ALIAS MAURICIO. GAULA DEL EJÉRCITO. Bustos Escárraga Rubiel, sargento primero aparece en el cuadro de suboficiales del Batallón de Alta Montaña No 3. También figura en el listado de vacaciones 2007-2008 del grupo GAULA DEL EJÉRCITO, Valle en el grado de Sargento Viceprimero”.

Uno de los asesinatos documentados como falsos positivos, se habrá perpetrado en zona rural de la ciudad de Ibagué, el pasado 28 de febrero del 2008, cuando supuestamente, los uniformados del Ejercito Nacional, pertenecientes al batallón de la Sexta Brigada, coronel Jaime Rooke, acabaron con la vida de Didier Cuervo, Juan Carlos Quimbayo Mazuera, José Yiner Enríquez Hoyos, Nelson Vergara Coy, José Never Ramos Henao y Gerardo Antonio Moreno González, quienes supuestamente eran los autores del ‘secuestro’ de un reconocido empresario del transporte y propietario de varias estaciones de gasolina.

“Ya estaba en Cali nuevamente, me hacen ir nuevamente a Ibagué por parte de MAURICIO (BUSTOS), JHON, EL TENIENTE NIÑO… Llegué como a las 4 de la mañana, me hicieron bajar en el Batallón Ruth, me quedé en la casa de MAURICIO que está en el mismo Batallón, al otro día me llevan al municipio del Guamo, en una Y que una va al Huila y la otra conduce donde hay un río grandísimo, donde hay unas comunidades indígenas, vía Granada, fuimos y reconocimos ese sitio, nos devolvimos ese día, las instrucciones de ese sitio era coger un carro que salía con oro de ese sitio, ya que son unos socavones de oro, y como yo tenía una amiga de las Farc no nombre CLAUDIA o SANDRA, ahí en Ibagué, pertenecía al 21 frente… ella me contactó con 6 muchachos de Bogotá y del Tolima… yo subí a Bogotá y ahí esta amiga me presentó a los que iban a venir a hacer el trabajo… de Bogotá me vine apenas con uno en carro y en compañía de mi amiga ya que los otros estaban en el Espinal. Una vez en el Espinal llegamos a un parque, ahí llegó el resto de la gente, cinco más, llegaron en una camioneta blanca Toyota (parece que este carro era de algún político) y otro vehículo y nos juntamos 7 personas, de ahí nos fuimos para el pueblito donde se dividen las dos carreteras más abajo del Guamo, el que yo había reconocido”, dice la confesión.

Los jóvenes asesinados, habían sido engañados inicialmente por ‘El Zarco’, quien les dijo que iban tras una guaca de oro que se encontraba en esa finca y así resolverían sus problemas financieros.  

“Yo les comenté a esa gente que íbamos por un oro, ahí también iba mi amiga y otra mujer que llevaba las armas de fuego (revólveres) de Bogotá, trajimos un chango de 6 tiros, un revólver 38… llegamos a ese pueblo, nos quedamos en un hotel cada uno en una pieza, al otro día madrugamos, llegamos a un riachuelo donde hay unos planchones, yo iba en la camioneta en la parte de atrás. Quiero aclarar que MAURICIO se quedó en el mismo hotel… esa noche yo le informé cuántos íbamos a ir y en qué carro nos desplazamos y él me dio instrucciones que cuando llegáramos a donde hay un riachuelo y un planchón, cuando lo cruzáramos, teníamos que bajarnos de los carros y seguir a pie ya que iba a ver una camioneta Luv que era del Ejército, y que cuando nos bajáramos era cuando ellos los del Ejército salían, entonces cuando llegamos el día de los hechos a este sitio en horas de la mañana, yo venía en la camioneta blanca en la parte de atrás y se dio como se planeó: yo tenía que hacerme en la parte delantera cerca del motorista pero los de ese carro no me dejaron hacerme ahí, me hice en la parte de atrás… cuando pasamos ese riachuelo, no alcanzamos a parar el carro ni mucho menos bajarnos del carro, el conductor de la camioneta decía que nos iban a matar, empezó a echar para atrás, pero los disparos eran muchos…”, prosigue.

En la confesión también narró como asesinaron a sangre fría mientras rogaban por sus vidas.

“El primero que mataron fue el que iba en la parte delantera cerca al conductor, los otros que iban en la camioneta se bajaron del carro alzaron las manos, ahí me pegaron un tiro en la pierna y en la nalga… el Ejército corre detrás de los que salieron corriendo y detuvieron a los que salieron de la camioneta… yo portaba la escopeta, se arrimó el Ejército, MAURICIO no estaba por ningún lado… al ver esto empecé a gritar ¡Teniente NIÑO, BUSTOS! en repetidas ocasiones me preguntaban que quién era yo… se me arrimó JHON o RICARDO, me preguntó por las heridas que había recibido, como a los 5 minutos llegó el Teniente NIÑO y me hizo montar en la camioneta de estacas en la cabina… los otros compañeros que eran 6 y conmigo 7 los cogieron vivos, el muerto que iba de copiloto quedó ahí en el carro… en el carro que me montaron le dan la vuelta, veo que los sujetos que habían cogido vivos los tenían con las manos en la cabeza. El Teniente NIÑO hijueputea a los soldados porque me habían herido, se comunica con sus mandos y ordenan que me lleven a Tolemaida, pero debido a que tenía mucha sangre me llevan al Espinal”

El ‘zarco’ le narró a la Fiscalía que uno de los hombres le rogó a un militar que no acabara con su vida, pero militares dispararon e intentaron distraer a los investigadores forenses.

A los 5 muchachos que cogieron vivos los separa, uno lo llevan a un morro, lo paran, este decía que no lo mataran, que tenía hijos, lo mataron, no vi quién, vi que cayó muerto… a otro lo bajan a la parte de atrás de la camioneta, lo matan ahí, y otros se los llevan por el río más arriba y escucho los disparos de fusil, a uno que estaba cerca de mí se lo llevan más adelante y lo matan… ahí veo que MAURICIO (siempre va de civil) y otro (no sé quién era uniformado) se colocan en sus manos guantes de cirugía y a la persona muerta le colocan el arma en sus manos y disparaban, y luego los guantes los meten en otros guantes y los votan más adelante…”.

Esta confesión sería tan solo una mínima parte de los más de 6 mil casos de falsos positivos que la JEP ha dado a conocer durante la presidencia de Álvaro Uribe Vélez, donde miles de familias perdieron a sus seres queridos en extrañas circunstancias, donde lamentablemente, soldados del Ejército Nacional los mataban a cambio de algunos beneficios.

Dato

El pasado 13 de febrero, el presidente Iván Duque anunció que las autoridades españolas habían recapturado a Luis Jhon Castro Ramírez, alias ‘El Zarco’, quien reclutó jóvenes en el Valle y el Tolima para que fueran asesinados extrajudicialmente.

“Nuestra Policía Nacional fortaleció la comunicación con todo el equipo judicial y policivo de España y hoy se nos ha confirmado la recaptura del bandido este conocido como alias El Zarco para que sea extraditado a nuestro país a la mayor brevedad”, confirmó Duque.

Cabe recordar que, ‘El Zarco’ fue dejado en libertad en España el pasado 30 de diciembre, después de que Colombia no tramitara a tiempo los papeles para la extradición.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *