ColumnistasNelson Germán Sánchez

Dejar peleítas, necesitamos trabajo en equipo

Óptica periodística Nelson Germán Sánchez Pérez –Gersan-

Al cierre de esta columna, no había certeza de la conformación exacta al Congreso por el Tolima, es decir, de Cámara y Senado. Ojalá las cábalas hayan acertado y tengamos por lo menos cuatro senadores de esta tierrita (los primos Oscar y Miguel Barreto, Guillermo Pérez, Ana Paola o para algunos incluso Ferro).  

Igualmente, que contemos con los representantes a la Cámara por el Tolima. Los del conservatismo (Martínez e Isaza; para otros tres con Yepes raspando). Olga B. o Gentil, elegidos; igual que definido el votofinish esperado en el CD entre Mauricio Pinto y Carlos Edward; y que dependiendo de las movidas finales, el Pacto Histórico tenga una mujer representante hoy; Jaime Yepes de nuevo con credencial, gracias al nadadito de perro característico, impulsado en último desde Ibagué, Chaparral y siete alcaldes fieles que tiene, según se decía.   

En las primarias y por Congreso, a votar

Ahora bien, lo primero que debe esperarse es la invitación pública y formal del Gobernador del Departamento, del Alcalde de Ibagué y de los demás alcaldes del Tolima, a los nuevos senadores y representantes a la Cámara del Tolima, pero no para el manido, inoficioso y lambón besa manos protocolario, si no para presentar sus agendas de lo que consideran las gestiones urgentes y necesarias para cerrar sus gobiernos y que requieren de recursos y de acelerar los paquidérmicos procesos del poder central colombiano.

Columnistas/Nelson Germán Sánchez

Que una invitación similar les hagan los Gremios Económicos del Tolima, las cámaras de comercio de la región, el Grupo Empresarial, asociaciones de profesionales, de productores, de empresarios, universidades y sectores sociales, para presentar sus prioridades temáticas sobre lo que deberían ser las labores y los proyectos de ley a gestionar en la legislatura de los próximos cuatro años, para evitarles ir al Salón Elíptico y las comisiones a “sacar conejos del sombrero”, hacer hora nalga, sentarse a esperar que el Gobierno proponga o imponga la agenda legislativa, cobrar sueldo y dormir; cuando es más que sabido que la nación real está en los territorios y la provincia y no en Bogotá y sus escritorios. Esos encuentros son los que se esperan a partir de hoy. 

Pero, también, ver unos congresistas en su función de líderes políticos que trabajen en bloque, sean capaces de hablarse a sí mismos y a los otros en una verdadera actitud de bancada, para ponerse de acuerdo en trabajar por el Tolima y así disminuir las enormes necesidades actuales.  

En la ciudad del caos

Es decir, un acuerdo multipolítico o interpartidista, para trabajar en serio por nuestra región desde las dos cámaras ante el Ejecutivo nacional, tener un poco de grandeza, amor real por la tierrita y pedir al unísono en nombre del Tolima. Dejar las peleítas del puente de Flandes o el de Honda para acá, sacarse los ojos, los cueros, luchar por los votos de tal o cual municipio, hacer las componendas, las alianzas, los acuerdos con miras a las elecciones 2023 para Gobernación, Alcaldías, concejos y Asamblea de nuestras fronteras para dentro y cambiar ese chip malsano de “antropofagia pijao”, desechando la pequeñez y mezquindad politiquera grupal, para recuperar presencia y prestigio nacional y ejercer presión ante el Gobierno central  en busca de las transformaciones de ley, los recursos, las inversiones y los proyectos que dinamicen nuestros sectores económicos, mejoren la calidad de vida de miles, reduzcan la miseria y la pobreza que cientos de tolimenses  padecen, así como que se unan para proteger nuestros recursos naturales. De trabajar en equipo para pedir y presionar sí hay que aprender de los paisas y de los costeños, no solo copiar las mañas electoreras refinadas.

¡Ah! Y recuerden que las encuestas no son verdades absolutas si no simples predicciones que permiten ir con mayor claridad por la incertidumbre futura y construir algunos escenarios de posibles resultados. A propósito de ello y si no se equivocaron, ni hubo “palos”, ya tendremos tres candidatos presidenciales más hacia la primera vuelta: Fajardo por Centro Esperanza, pisándole los talones Galán y Gaviria; Fico Gutiérrez, por Equipo Colombia, arrebatándoselo a Char y Barguil; y Petro ganador sobre Francia Márquez (la estrella indiscutible de estas consultas). Ahora sí, que vengan las presidenciales.

 

Deja tu opinion

Publicaciones relacionadas