ColumnistasJuan Manuel Díaz

El arte de la rumorología

Para nadie es un secreto que, en Ibagué, si hay algo que funciona a la perfección, es el “cangrejismo” del que tanto hablaba el desaparecido e ilustre Juan Mario Laserna, aquella acción de llevarse por delante al paisano con tal de salir victorioso.

Algunos suelen ir al calor de los tan de moda debates en “Facebook Live”, lanzando ataques rastreros contra cualquier persona de la esfera pública, ya sea por diferencias políticas, porque Fulano no le dio un contrato a Zutano, o simplemente por pura y física envidia. Da pena decirlo, pero hay quienes envidian la vida de otras personas y guardan resentimientos por ello.

Hay quienes por estos días y aprovechando el tiempo libre de la cuarentena, pontifican desde la comodidad de sus casas, y critican cualquier acción que desde lo público se emprenda, sin importar lo minúsculo que pueda llegar a ser, y lo que es peor, sin importar que, en el pasado, esas mismas personas que hoy todo lo critican, hayan caído en aquellas prácticas que tanto dicen reprochar.

Hoy, veo como desde diferentes portales y nuevos “medios de comunicación” se hacen debates, se señala, se juzga, y hasta se condena, muchas veces sin la rigurosidad que amerita el periodismo de investigación, y que en nuestros tiempos se ampara de los likes de las redes sociales, y de los odios que, desde hace un buen tiempo, un grupo de personajes de la política criolla ha venido adelantando, como una cruzada de ataques rastreros en contra de quienes hoy ostentan cargos administrativos en el Tolima y viceversa.

Lea más de Juan Manuel Díaz Aquí

Tal y como lo he repetido en otras ocasiones, el control social y político es sumamente fundamental para la democracia. Sin embargo, raya en lo absurdo que la crítica fundamentada se desvanezca ante la criticadera del rumor, de la mentira, y de la desinformación de las redes sociales de cualquiera que se hace llamar periodista o analista.

Hoy quienes están en la oposición de los gobiernos de turno tienen un reto grandísimo, y es justamente no caer en eso que tanto critican. Los memes, los chismes, los insultos, entre otros, no pueden tener cabida cuando se quiera realizar una crítica o un aporte para enriquecer el debate.

El arte de la rumorología que se lo quede Carlitos Vargas y Mary Méndez de la Red Caracol. ¡Por favor!

Sobre la matrícula cero

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar