IbagueNacionalNoticias

Fertilizantes falsos se distribuían en Tolima y Cundinamarca y provocarían serios daños a los Humanos

Fue un trabajo conjunto el que permitió que las autoridades dieran el golpe a esta organización delictiva

La fiscalía y el Gaula y el ICA desarticularon una red conformada por 10 personas señaladas de elaborar y comercializar agroquímicos falsos, al mismo tiempo fueron incautadas 50 toneladas de insumos, maquinaria y producto terminado

Destrucción de cosechas, efectos adversos en los alimentos, riesgo inminente para la salud humana y contaminación de los recursos naturales serían algunas de las consecuencias graves e irreversibles que, según la evidencia obtenida por la Fiscalía, generaban los agroquímicos alterados o fraudulentos que elaboraba y distribuía una red delincuencial.

El CTI, adscritos a la Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos, capturaron a 10 presuntos integrantes de la organización ilegal en Cúcuta en Norte de Santander, Bucaramanga y Floridablanca Santander, Bogotá y Espinal en el Tolima.

En las diligencias fueron incautadas más de 50 toneladas de precursores líquidos y sólidos, producto terminado y maquinaria. Los procedimientos contaron con el apoyo del Gaula y el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), que otorgó el concepto técnico sobre la legalidad, calidad y autenticidad de los insumos que fueron materia de inspección.

Al parecer, las sustancias químicas ingresaban de contrabando, vencidas y en mal estado por la frontera con Venezuela. Las mezclaban y rendían indiscriminadamente con distintos elementos tóxicos, las envasaban y rotulaban como herbicidas, fungicidas e insecticidas en casas de familia y bodegas. Posteriormente, las comercializaban y enviaban a diferentes puntos del país en buses intermunicipales, vehículos de transporte escolar o como encomiendas.

De acuerdo con la fiscalía, tenían al servicio litografías dedicadas a simular las etiquetas, sellos y distintos mecanismos de seguridad de marcas reconocidas en el sector agropecuario; así como fábricas de empaques plásticos, tapas, cajas y todo lo necesario para darle la apariencia de autenticidad a las falsificaciones.

Adicionalmente, eran creadas empresas que, en realidad, servirían de fachada porque no tenían aval ni cumplían los protocolos de las autoridades competentes para el manejo de herbicidas, fungicidas e insecticidas.

Los indicios dan cuenta de que los productos alterados o fraudulentos habrían sido vendidos a distribuidores y agricultores de la Costa Atlántica, los Llanos Orientales, Nariño, Cauca, Valle del Cauca, Cundinamarca, Tolima, Huila y Arauca, entre otras zonas.

La fiscalá imputó a los 10 sindicados los delitos de: fabricación y comercialización de sustancias nocivas para la salud, usurpación de derechos de propiedad industrial, y concierto para delinquir

La fiscalía en su comunicado de prensa reveló los nombres y la función de cada uno de los integrantes de la organización delictiva

Arturo García Contreras, señalado distribuidor y propietario de una bodega utilizada como centro de empaque y almacenamiento en Bucaramanga.

Luis Francisco Ríos James, sería uno de los distribuidores de la red y coordinador del envío de los agroquímicos falsos desde Santander hacia la Costa Atlántica.

Arlevis Araque Álvarez, presunto encargado de la elaboración y alteración de las sustancias químicas y de las etiquetas en Cúcuta.

Hely Fernando Dávila Velasco, supuesto proveedor de etiquetas, sellos y tapas de diferentes marcas, mediante litografías en Cúcuta.

Julio Araque Reyes, estaría involucrado en la elaboración y distribución de productos agroquímicos en Cúcuta.

Gabriel Ibarra Pimentel, sería una de las personas más experimentadas en la elaboración de envases de plástico, los cuales enviaba de Bogotá a los distintos puntos de adulteración de agroquímicos en Santander, Norte de Santander y Tolima.

Jorge Luis Ospina Laiseca, presunto responsable de producir y distribuir agroquímicos falsos desde Bogotá, a través de empresas de mensajería.

Luz Marina Ospina Laiseca, señalada de la comercialización de productos agroquímicos falsos e insumos secos.

Nidia Patricia Aponte Páez, sería una de las encargadas del transporte, compra de materia prima y distribución de insumos en Cúcuta.

Óscar Alberto Navas Olivares, quien tendría un centro de producción y falsificación de las sustancias químicas en una finca de El Espinal (Tolima).

Deja tu opinion

Publicaciones relacionadas