ColumnistasJuan Manuel Díaz

La inseguridad en Ibagué no es solo un tema de percepción

Por estos días además de las fotos de los primeros médicos y profesionales de la salud vacunados, en contraste con ello, las redes sociales de diferentes ibaguereños han registrado decenas de robos, raponazos, atracos a plena luz del día y hasta con machete.

De hecho, la misma Administración Municipal sigue siendo víctima de los vándalos que se roban los cables de los semáforos de la ciudad, y pese a que hay videos, fotos y demás pruebas que permitirían la judicialización de los responsables, hasta el momento no ha pasado nada, y la ciudad sigue a merced de la delincuencia.

Mientras nos dicen por un lado que el tema de la inseguridad es meramente de percepción, por el otro, constantemente los mismos medios de comunicación han reportado robos en diferentes zonas de la ciudad, e incluso dentro de los almacenes de cadena como ocurrió en el Éxito de la 80, de donde los delincuentes sacaron una motocicleta.

Juan Manuel Díaz Archives – Don Tamalio

De hecho, el mismo gobernador Ricardo Orozco se pronunció frente a la ola delincuencial que azota a Ibagué, y pidió “apretar a la policía”. Probablemente quiso decir que hay que exigirle resultados, y en ello tiene razón, pero también deberá pedirle resultados a la secretaría de gobierno municipal, o al mismo mandatario local, pues, pareciera que la seguridad, el orden y la convivencia de Ibagué, se hubieran quedado en buenas intenciones. 

Aquí no se trata de señalar a nadie, ni de ser enemigo de ninguno, pero realmente es bastante preocupante el aumento de los robos y de las famosas y mal llamadas “paloterapias”, que no son más que las respuestas, desde luego equivocadas, a la delincuencia y a la justicia injusta de las 72 horas de calabozo para los amigos de lo ajeno.

Alternancia educativa, pero con todas las garantías

Preocupa también la situación del Politécnico Luis A. Rengifo y las constantes denuncias de actos delincuenciales que allí se gestan, así como los desórdenes al interior, donde muy seguramente resulta imposible resocializarse ¿Quién responde por el caos que se vive allí? 

La seguridad de los ibaguereños no puede ser un tema de poca monta, ni mucho menos puede tratarse folclóricamente sin resultados. ¿Será que con ese tema también le va tocar al Gobernador del Tolima apersonarse del asunto?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar