ColumnistasGustavo Álvarez Gardeazábal

Corredores Humanitarios

Crónica de Gardeazábal # 168

Desconocemos los colombianos las razones para que el gobierno central no les haya permitido a alcaldes y gobernadores que  establezcan diálogos para constituir  corredores humanitarios y que por ellos puedan avanzar elementos vitales para la subsistencia de muchas ciudades del país.

Desconocemos también si el cuasi fantasma Comité Nacional del Paro, está en disposición de sentarse a conversar con las autoridades para establecer el funcionamiento de esos corredores. No sabemos tampoco si quienes aparecen como cabezas regionales del paro, que se va regando por todo el país, tienen suficiente comunicación y poderío para hacerle saber a los responsables de cada barricada, indios o  venezolanos, sindicalistas o antiguos militantes que esos corredores humanitarios deben respetarse  como tal y  por allí pueden circular determinadas cargas y vehículos. En el Valle  sabemos que son  18  las barricadas que hay en las carreteras  y  hemos leído que hay 64 en el resto del país  según dicen haberlos contado Don Tamalio y los acuciosos periodistas de Ibagué que se pusieron a preguntar de departamento en departamento y de capital en capital cuantas barricadas  han sido colocadas en una y otra parte.

Gustavo Álvarez Gardeazábal Archives – Don Tamalio

Lo que si sabemos es que ninguna oficina del gobierno central o de los cuerpos armados se ha dignado hacer o el censo de esas barricadas que estorban o el informe diario de los eventos que se están presentado. Obviamente no sabemos por qué han adoptado esa actitud de  no informar a sus gobernados pero sospechamos que como decidieron ,en su ficticia realidad, que el paro no existiría   por eso no tomaron medidas preventivas mínimas ,ni pusieron a sus servicios de inteligencia a seguirles la pista. De la misma manera no hicieron balance de los actos vandálicos de que fueron objeto aquí y allá edificios privados y  públicos. cc del peligroso dominio que ejercen. Mucho menos que ha existido alguien que acepte, como gobernante o como medio informativo, que el vandalismo degeneró en menos de 36 horas en una insurrección .Por supuesto el presunto Comité de Paro no le va a subir de categoría a este remezón nacional. Todos le  temen a la verdad y como sucede en los prolegómenos de las guerras civiles, la primera víctima es la verdad.

Gustavo Álvarez Gardeazábal

El Porce, mayo 5 del 2021

Deja tu opinion

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar