ColumnistasGustavo Álvarez Gardeazábal

El fujimurazo

Crónica de Gardeazábal # 412 bis

La mejor manera de acertar en el análisis político es considerando la insistencia de sus actores en actuar de forma similar en episodios y circunstancias diversos. Es lo que ha venido sucediendo con el gobierno del señor Iván Duque. Manejando sus singulares dotes de político y demostrando una y otra vez que la interpretación de la Constitución y las Leyes que le enseñaron en la Sergio Arboleda es su mejor arma, consiguió que el sometido Congreso le aprobara una salvedad por medio del método más inconstitucional posible y logró suprimir del régimen de las garantías electorales las prohibiciones de contratación del ejecutivo. Gracias a esa jugada que acaba de ilegalizar la Corte se insufló, por unos meses suficientes y con plata de los contratos interadministrativos permitidos entonces, la gran bolsa de los contratistas que respaldan las campañas electorales de los amigos del gobierno.

No le importaron ni las advertencias de constitucionalistas doctos. Es su manera de saltar el lazo. Después, con el afán enloquecido de extraditar a Otoniel para tapar el popó del gato de su mandato que son el Inpec y la Policía, y quien sabe qué otra hediondez, se precipitó a sacarlo del país con la velocidad del internet y sin preguntar ni tener en cuenta los estudios de inteligencia de .sus cuerpos uniformados sobre la capacidad de retaliación de los Golfos, nos aventó a un paro armado que paralizó 11 departamentos. Es su forma de gobernar saltando el lazo. Y, para que no quede duda de que lo volverá a hacer  así le templen el lazo, en una actitud muy sospechosa, no tomó las medidas para asegurar a la ciudadanía el cumplimiento de la Constitución y nos hizo pensar  al dejar prolongar ese paro armado en cuánto influiría otra actitud similar, imprevista o preparada expresamente sobre  el debate por la presidencia. Le importa muy poco desconocer la voluntad popular.

El nombramiento de Juan Camilo Restrepo, candidato derrotado en las elecciones de Medellín, como reemplazo provisorio del suspendido alcalde triunfador, pudiendo nombrar a otro menos significativo, lo presenta tal cual es : sin hígados. Con un gobernante así ante las cifras alarmantes de las encuestadoras sobre el candidato que su máquina estatal indudablemente apoya, es posible que no permita que se corra hasta el susto de ir a una segunda vuelta entre Petro y Rodolfo o de volverse imposible derrotar al Pacto Histórico el 19 de junio. Nada de raro tendría entonces que de parte del gobernante se presentara un sofisticado manejo fujimorista de las elecciones y  ante la circunstancia creada ,ellas , por lo poquito,  disculparan su aplazamiento .

  1. Mil y mil gracias a oyentes y lectores que en oleadas emocionantes me han dado su voz de aliento para que pueda salir del asalto miserable del covid que he venido sufriendo por estos días. Aspiro derrotarlo con la fuerza de sus mensajes y el coctel del médico Jimeno Rojas, el emperador Pu-Yi de la ciencia médica colombiana.
Deja tu opinion

Publicaciones relacionadas