JudicialNoticias

Menor fue agredida física y sexualmente en un CAI de Bogotá

Aunque la agresión pasó el pasado 01 de septiembre, la denuncia no ha avanzado ni en la Fiscalía y menos en la Policía de Bogotá.

La denuncia la interpuso el padre de la menor el pasado 01 de septiembre en contra de uniformados de la Policía Metropolitana de Bogotá, en la localidad de Usme. En declaraciones entregadas por el padre de la menor a la sección ¡Que tal esto! de Noticias Uno, se conocieron los hechos, con videos, fotos y el dictamen de medicina legal que soporta lo denunciado por la menor.

El hombre relató que la tarde del primero de septiembre, la adolescente se dirigía junto con su prima a comprarle un helado en una tienda cercana a su lugar de residencia, fue abordada por los dos uniformados que se movilizaban en una patrulla, se acercaron a las menores y empezaron a golpear a la mayor. La pequeña salió corriendo a dar aviso a los familiares de lo ocurrido, y fue el hermano mayor de la joven el que asistió al CAI a verificar por qué se había realizado la detención de la menor de edad.

Al regreso a su casa, la niña tenía golpes en el rostro y diferentes partes del cuerpo; minutos después, la menor le confesó a su padre que aparte de los golpes había sido acosada sexualmente por uno de los uniformados que se encontraba en el CAI, quien no solo le realizó tocamientos indebidos, también se refería a ella con palabras soeces y denigrantes.

El padre de la los jóvenes a pesar de los problemas de movilidad debido a su delicado estado de salud, fue hacer el reclamo al CAI. Sin embargo, los uniformados se excusaron detrás de un documento que al parecer hicieron firmar bajo amenazas al hermano mayor, señalando que lo iban a cargar con unos “kilitos” (haciendo referencia a estupefacientes) para poder detenerlos; el muchacho atemorizado firmó y retiró a su hermana del lugar.

Al no recibir una respuesta satisfactoria ante el maltrato a su hija, la familia se dirigió a Medicina Legal para la valoración; por las múltiples contusiones fue incapacitada por 10 días, de inmediato se interpuso la denuncia ante la Fiscalía.

Asimismo, la familia interpuso la denuncia correspondiente ante la Policía, pero poco han tenido apoyo por parte de la Institución, todo lo contrario, se sienten secuestrados en su propia casa, pues las víctimas no solo deben ver al uniformado cada vez que asisten a cualquier tipo de diligencia judicial, también los uniformados montan guardia todo el tiempo frente a la casa de la joven con el fin de amedrentar a los denunciantes.

 

Deja tu opinion

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta