ColumnistasFelix Ramón Triana

Voluntad es lo que se requiere

MI OPINION: Félix Ramón Triana Gaitán Junio 14 - 2021

No entiendo. Gobierno: autoridad que dirige, controla y administra las instituciones de un Estado, mediante la “conducción política” del mismo a través del ejercicio del poder ejecutivo. Por ello no es entendible que después de más de 40 días de haberse iniciado el paro, que, entre otras cosas, era una situación que se veía venir, no se haya encontrado alternativas de solución al conflicto que tiene al país pata arribas como decía mi abuela.

La teoría plantea que toda crisis o conflicto se puede superar, además de ser una oportunidad de mejora. Para lo cual se hace indispensable tener voluntad, sinceridad, transparencia y disposición para dialogar. Bien lo señalo Sergio Jaramillo, excomisionado de paz, cuando afirmo que el gobierno debía aclarar si su postura ante la protesta es de diálogo o represión. Lamentablemente todo indica que la posición del gobierno no es lo primero. Sin embargo, se escucha a sus representantes decir que tienen toda la intención de negociar. Si es así, como se explica que se esté llegando a dos meses de estar inmersos en una situación que nada le favorece al país ni en lo económico y mucho menos en lo social. Acaso se nos olvida que aún enfrentamos los rigores de la pandemia. Lo único que se ha logrado es que organismos internacionales tengan hoy su mirada en el país. 

Roger Fisher y William Ury, profesores del Programa de Negociación de la Escuela de Harvard y coautores del texto “Getting to yes” y William Ury autor del texto “¡Supere el No!” ilustran en sus libros las diferentes metodologías debidamente validadas para conducir una negociación, las cuales parten de preguntas como: ¿Cómo puede uno transformar un enfrentamiento en cooperación?  y ¿Cómo puede uno convertir conflictos que se van a desatar en problemas que se van a resolver? Solo basta revisarlas y apropiarlas, ello puede coadyuvar a encontrar una solución a la crisis. Ambos interrogantes hacen énfasis en: 1. La necesidad de cooperación 2. Recurrir a métodos alternativos de solución de conflictos, como la mediación. Desde luego que, para ello, es indispensable controlar el ego y las demostraciones de poder. 

La cooperación según los autores no significa el fin de la rivalidad o competición. No se pretende eliminar las diferencias, es más no deben eliminarse, pero si se deben enfrentarlas en forma constructiva, es decir llegar a puntos de encuentro desde las diferencias para lo cual hay que pasar del camino del enfrentamiento al sendero de la cooperación para la negociación. 

Insisto, ello requiere de voluntad, respeto y capacidad para construir confianza en la medida que se avance en el proceso de negociación. El reto es superar la tradicional costumbre de regatear, los intereses individuales irreconciliables y las malas costumbres de ganar mediante la intimidación y los juegos de poder. Si ello no se supera o al menos se controla, será muy difícil negociar y establecer acuerdos.  

Qué bueno que tanto el gobierno como el comité de paro se sinceren ante el país y se propongan resolver el conflicto identificando la mejor alternativa para un acuerdo negociado, es decir encuentren el MAAN, donde la filosofía sea ganar – ganar, que nadie pierda, todo lo contrario, el gobierno gane, gane el pueblo colombiano y por lo tanto gane el país. Invito como simple ciudadano al gobierno y al comité de paro que piensen más en los intereses del país, de los colombianos que en sus propios intereses.

Deja tu opinion

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta