ColumnistasJuan Guillermo Hernández Lombo

Cortolima: ¿El otro dolor de cabeza para los arroceros del sur del Tolima?

Los arroceros del Tolima no han terminado de recuperarse de la profunda crísis y rezago experimentado en los años 2017 y el 2018, en los cuales, la producción del grano les generó grandes pérdidas, cuándo empiezan a verse avocados a enfrentar un nuevo obstáculo en la producción del cereal.

La dirigencia gremial de este sector, reconoce que en el 2019 se presentaron varios factores que favorecieron el cultivo,  el clima, la tasa de cambio que frenó el ingreso de arroz de otros países -especialmente de contrabando-, el buen desempeño de la Policía Aduanera en las fronteras del país, el incentivo al almacenamiento otorgado por el Ministerio de Agricultura, entre otros aspectos, fueron determinantes para haber obtenido una importante recuperación.

 Para este 2020, los arroceros tolimenses esperar alcanzar ingresos en la última cosecha del año, cercanos a los 1,5 Billones de pesos, producto de las 110.000 hectáreas que se calcula fueron sembradas en el segundo semestre; manteniendo así una tradición histórica de mas de 400 años, que tiene la producción de arroz en el departamento y que genera en la actualidad cerca de 130 mil empleos directos en el Departamento.

USOSALDAÑA, es la asociación de usuarios del Distrito de Adecuación de tierras del río Saldaña, la cual  agrupa a 1.654 agricultores, los que en su mayoría, se dedican al de cultivo de arroz y en una menor proporción a otros cultivos como  peces, pastos y frutales;  el 94% de los agricultores agremiados son pequeños usuarios y tan solo el 6% restante corresponden a agricultores con capacidad de siembra mayores a las 20 hectáreas. Según datos del Plan Departamental de Extensión Agropecuario (PDEA) la producción de arroz en la jurisdicción del distrtio de riego de USOSALDAÑA a 2016 fue de 278 mil toneladas.

Sin embargo y a pesar de la preponderancia que tiene este distrito de riego en relación con la producción de arroz en el Departamento, CORTOLIMA, de manera sorpresiva ha empredido un cobro excesivo de la denominada Tasa por Uso de Agua (TUA) correspondiente a los 3 primeros trimestres del año 2020, la cual presenta un incremento de más del 550% sobre lo cobrado por este mismo concepto en el año 2019, es decir, mientras el año anterior los agricultores agremiados en USOSALDAÑA cancelaron $618.345.942 millones, para la presente vigencia el cobro por ese mismo concepto asciende a los $3.450.025.224, un incremento a todas luces excesivo que pone en jaque nuevamente a productores del grano de esta zona del departamento.

Con esta medida, CORTOLIMA no sólo impacta a las 1.654 familias de los usuarios agricultores, si no a toda una cadena bastante amplia, dado que USOLSADAÑA riega anualmente un aproximado de 25.000 hectáreas de terreno, que generan más de 740.000 jornales/año directos a trabajadores del campo, entre abonadores, fumigadores, regadores, operadores de maquinaria, auxiliares, asistentes, talleres, comercio, entre otros; además, de ser el cultivo de arroz, el primer generador en la economía de varios municipios del suroriente del Tolima como Saldaña, Purificación y Coyaima.

¿A quién o a quiénes busca beneficiar CORTOLIMA con este tipo de incremento en la tarifa del TUA? Es tal vez el mayor de los interrogantes que hoy se hacen los arroceros del distrito de riego de USOSALDAÑA, quienes con este nuevo dolor de cabeza advierten los enormes y negativos impactos de este tipo de medidas sobre la producción arrocera en la región, circunstancias que pueden llevar a la reducción en la producción, o incluso hasta la desaparición como otrora ocurriera con los cultivos de algodón, maíz, sorgo, soya y demás.

Este incremento desmesurado e injustificado de la TUA por parte de CORTOLIMA, afecta directamente los costos de producción de los agricultores, dado que aumentaría el valor a pagar por tarifas volumétricas, lo que demuestra incoherencia con políticas como las ejecutadas por el Ministerio de Agricultura para con éste sector, con la creación de subsidios al almacenamiento de arroz en aras de estabilizar los precios de la cosecha, y que tal como se señaló, hicieron posible que el 2019 fuera un año positivo para el sector arrocero; Además, dista ésta decisión de la Corporación Autónoma Regional, de sintonizarse con la crisis experimentada por la Pandemia Covid-19, la que para ser superada requiere entre otros aspectos de de estímulos a la producción agropecuaria como motor generador de empleo.

Ya hemos visto a los paperos del país, teniendo que salir a las carreteras a vender su producción de manera directa para así obtener algún tipo de utilidad, no esperemos a ver a nuestros arroceros en una situación similar, pues no olvidemos que como resultado del TLC vigente con Estados Unidos desde el años 2012, a partir del 2030 este cereal tendrá arancel cero en sus importaciones y de ahí en adelante el panorama se hará mucho mas complejo si no se brindan desde ya condiciones para la competitividad del sector, lo que a todas luces está lejos de brindar CORTOLIMA con medidas como éstas.

Juan Guillermo Hernández Lombo, @JhernandezLombo

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar