ColumnistasJuan Manuel Díaz

El abandono de la cancha del Maracaná en el sur de Ibagué

Juan Manuel Díaz @DiazJuanMan

El fin de semana anterior tuve la oportunidad de asistir a la final de un torneo de mini fútbol de “veteranos” mayores de 40 años en el polideportivo Maracaná en el sur de Ibagué, organizado por un viejo conocido del fútbol aficionado en la ciudad: Juan Carlos Pacheco.

¿Y con los mal parqueados que hacer? – Don Tamalio

Aunque quedé gratamente sorprendido por el buen nivel allí demostrado gracias a la participación de ex glorías del fútbol colombiano como Hollman Rosas, Kilian Virviescas, Yesid Martínez, entre otros quienes le dieron rigor al partido, me quedó un sin sabor en lo que al estado de este emblemático escenario deportivo se refiere.

El desorden nocturno de la zona rosa de Mirolindo – Don Tamalio

Pese a que para la realización del torneo se contó con la colaboración del Instituto Municipal de Deportes de Ibagué (IMDRI) en cuanto al préstamo de la cancha, quienes asistimos pudimos apreciar el total abandono en el que se encuentra este emblemático espacio en el que han surgido figuras del fútbol criollo, y a donde durante décadas, los muchachos de los barrios del sur de la ciudad le han hecho el quite a los vicios gracias a un balón de fútbol.

Sobre el asesinato de Mauricio Leal y su madre – Don Tamalio

Además de las mallas rotas de los arcos y la falta de iluminación en la arena, la piscina y las piletas aledañas se encuentran con agua empozada en la que nadan felices bichos y zancudos, como si por allí también hubiera pasado el mismo huracán de las piscinas olímpicas de la 42. Ni hablar de la falta de higiene en una pared improvisada que sirve como orinal que destila malos olores.

No es gripa, puede ser Covid – Don Tamalio

Llama la atención que, en mayo del 2021, la administración municipal informó a través de sus canales oficiales haber adecuado este escenario luego del tiempo de pandemia, pero aquello se remitió únicamente a podar las zonas verdes y a pintar las escasas graderías que allí se ubican, sin que se le haya hecho remodelación o un mantenimiento adecuado.

Pilas con el guayabo de las malas acciones – Don Tamalio

Además de resaltar la organización de este torneo a manos de un particular y que entregó con ayuda de patrocinadores, más de 12 millones de pesos en premios, vale la pena hacer un llamado al IMDRI. ¿Cómo es posible que tengan tan abandonado ese espacio y mucho más cuando personas del fútbol aficionado se “dan la pela” por organizar torneos y generar espacios de esparcimiento? Que tal donde el gerente Alejandro Ortiz no fuera oriundo del sur de la ciudad.

Deja tu opinion

Publicaciones relacionadas