ColumnistasGustavo Álvarez Gardeazábal

Isaac Newton detective

Crónica de Gardeazábal 150

Isaac Newton ha sido catalogado como uno de los más grandes genios de la humanidad. Sus aportes a las matemáticas, la astronomía y la óptica le abrieron un nicho  de veneración en la historia de la ciencia. Su teoría de la gravedad y las leyes de la inercia  orientaron  primariamente los adelantos por casi cuatro siglos ( hasta que apareció Einstein con su teoría de la relatividad). Sus diversas personalidades, desde profesor de Cambridge hasta sus descubrimientos sobre el comportamiento de la luna y los astros, desde filósofo integral hasta teólogo descreído, le han servido a muchos biógrafos para elevarlo a  altares cada vez más sobresalientes con solo comparar los elementos y  herramientas que podía usar en los finales del 1600 y principios del 1700 frente a la magnitud de las puertas que abrió con sus conocimientos.

Otras columnas de opinión de Gardeazábal: “Antes del caos”

Por estos días, empero ha salido en español una novela thriller de gran calidad, MATERIA OSCURA, del recientemente fallecido Philip Kerr, quien se ganó su prestigio con narraciones de ese tipo y muy a lo británico convirtiendo en personaje de serie a su detective Bernie Gunther actuando en los días de la Alemania hitleriana. En esta oportunidad abandona su detective y revisa la vida de Isaac Newton desde cuando deja la cátedra en el Trinity College de Cambridge y se va a trabajar como director de la Casa de la Moneda en la Torre de Londres. En un santiamén y generando adicción desde las primeras páginas, el sabio inglés se vuelve en la prosa de Kerr un detective  ingenioso y ventajoso, que utiliza sus conocimientos de medicina y de sicología, de química y de botánica y de cuanta cosa sabía semejante lumbrera, para encontrar el origen de la falsificación de las monedas que el acuñaba como supremo director.

Más de Gustavo Álvarez, Gardeazábal: NO LOS VEO

A través de Newton y su ayudante se muestra no solo el sucio mundo londinense de entonces sino lo avezado de las sociedades secretas, y la pauperización del concepto de vida inglés  radiografíando con maestría el mundo pecaminoso de los lupanares de la capital británica. Por supuesto su contraparte, o su ayudante, el señor Ellis, resulta mucho más asombro que el querido Watson de la serie del otro detective inglés, Sherlock Holmes.

La novela no pierde interés ni siquiera cuando aminora su marcha para describir el aspecto físico de los personajes hediondos porque precipita al lector, renglón tras renglón, en el afán de encontrar   la solución de lo investigado, mientras constata que mejor detective que Isaac Newton no lo hubo ni lo habrá nunca.

Gustavo Álvarez Gardeazábal. El Porce abril 9 2021

Deja tu opinion

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar