IbagueNoticias

Le vendieron colchón lleno de icopor por colchón ortopédico

Al hacer el reclamo en la fábrica de colchones ubicada en Ibagué, le dijeron que no podía hacer ningún proceso de garantía sin factura.

Alice Adriana tiene problemas de la ciática y su médico le recomendó cambiar de colchón y comprar uno ortopédico que le ayudara a mejorar la postura de su cuerpo y disminuir los fuertes dolores que estaba padeciendo a raíz de la presión de su columna en el nervio.

La compra no fue fácil de hacer, pues un colchón con las características que ella necesitaba para su espalda no son nada baratos. Buscaron, caminaron y encontraron una fábrica en la Cuarta Estadio del barrio Claret, allí hablaron con el propietario; el médico le dijo que debía ser un colchón preferiblemente en casata, (Estructura en espuma que proporciona una superficie muy firme. Es un colchón ideal para personas que sufren de los riñones, columna o dolores en la espalda), el fabricante sacó un pedazo del material, espuma rosada y un muestrario de telas con las que podían forrar la estructura.

Le vendieron colchón lleno de icopor por colchón ortopédico 4

 

Todo listo, días después recogieron su nuevo colchón que “supuestamente cumplía” con las recomendaciones de su médico. Pasaron los meses y su cama que en un principio era firme, aunque un poco dura para su espalda, se empezó a deformar, a ser más incomodo que su anterior colchón.

Hace una semana aproximadamente, Adriana tuvo que mudarse de casa, pero su cama sufrió los rigores de un cambio de casa, el colchón en la supuesta espuma especial se partió en dos.

Sorprendidos, llamaron al fabricante y la respuesta de la manufactura fue que presentaran la factura de compra para poder hacer una reclamación por garantía; desafortunadamente, ya habían pasado varios meses y con el cambio de casa no pudo encontrar el tiquete de compra. Decidió desistir de la reclamación, pero cada vez era peor, la cama se deformó aún más y tenía un extraño ruido en su interior. Mi suegra me dijo que lo abriéramos, para mirar que era lo que estaba pasando, expresó Adriana, y se dispusieron a soltar las costuras de su colchón prácticamente nuevo, vaya sorpresa la que se llevaron, Cuando lo abrimos, oh sorpresa, estaba lleno de icopor”.

Esta familia realizó la denuncia por redes sociales, porque no quiere que les pase lo mismo a más usuarios. Es más, hace pocos días, una de sus amigas estaba en dialogo con los mismos productores que no solo venden colchones, también otro tipo de muebles para el hogar. A la cual le recomendó no hacer su compra allí.

Los esposos pagaron $550.000 pesos por este producto y cuando realizaron el reclamo, no les cumplieron con la garantía. Ese valor es mucho dinero para una familia con recursos limitados y no es justo que lo engañen a uno así”, señaló la afectada.

Ante la negativa de los fabricantes, Adriana y su esposo decidieron comprar un colchón en un almacén de cadena, mediante a modalidad de crédito. Lo más grave es que este tipo de comportamiento afecta la imagen de otros pequeños comerciantes que sí comercializan productos con altos estándares de calidad.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *