IbagueNoticias

Levantan la medida de vigilancia al Hospital Federico Lleras Acosta

La Empresa Social del Estado está en capacidad de desarrollar sus actividades con calidad y oportunidad.

La Superintendencia Nacional de Salud entregó un completo balance sobre el Hospital Federico Lleras Acosta, además anunció que se levantó la medida preventiva de vigilancia, al considerar que la institución superó todos los eventos adversos que se habían reportado.

El hospital de los tolimenses está en capacidad de desarrollar las actividades propias de la operación ordinaria de las IPS, como la recuperación de cartera, el pago de pasivos, la atención de los procesos jurídicos en contra, el mantenimiento de los indicadores de calidad, la seguridad clínica y la oportunidad, entre otros aspectos, señala la resolución 9181 de 2020, a través de la cual se levanta la medida.

Además, está al día en el pago de salarios, de seguridad social, de aportes parafiscales y de pago a contratistas de la vigencia actual y tiene la planta de personal requerida para desarrollar sus actividades.

Facturación

En materia de facturación creció en 111,79%, desde que se inició la medida preventiva de vigilancia, llegando a un promedio de 12.744 millones mensuales al corte de marzo de 2020.

Las cuentas por pagar bajaron de $27.600 millones en julio de 2019, a $22.000 millones en mayo de 2020, el 87% de las cuales son deudas entre 0 y 30 días y solo el 12% corresponden a pasivos mayores a 360 días. En agosto de 2014, al iniciarse la intervención, las cuentas por pagar eran de $70.000 millones.

Las urgencias se mejoraron durante la medida, no solo en infraestructura sino también en recurso humano.

En junio de 2020 el hospital inauguró la Unidad de Alta Dependencia Obstétrica, que le da un enfoque hacia la alta complejidad y ya cuenta, además, con un banco de sangre que suministra hemo componentes por medio de la captación de donantes seguros y procesamiento de sangre con oportunidad, seguridad y calidad, con personal altamente calificado y una unidad móvil.

Además, fortaleció el cuidado del paciente crítico, con el aumento de Unidades de Cuidado Intensivo.

La intervención forzosa

Cabe recordar que la Supersalud ordenó la intervención forzosa administrativa de la ESE el 3 de septiembre de 2014 y el 30 de julio de 2019 levantó esa medida, debido a los buenos resultados de la gestión hasta esa fecha, determinando en su reemplazo una medida preventiva de vigilancia especial por un año, para hacerle acompañamiento a la institución, buscando mantener y mejorar los resultados que se lograron con la intervención.

El hospital tiene en la actualidad 43 camas de cuidado intensivo para adultos, 10 de UCI neonatal (en enero de 2020 se aumentaron de 7 a 10), 8 de cuidado intensivo pediátrico, 8 de cuidado intermedio y 10 de cuidado intermedio neonatal, además de 13 para cuidado básico neonatal.

Cuenta con 180 camas más para adultos, obstetricia, pediatría y siquiatría; dos salas de partos y siete quirófanos.

Además de la unidad obstétrica y del banco de sangre, durante el año de vigilancia especial por parte de la Supersalud se remodeló un quirófano, se adquirieron dos máquinas de anestesia, se adecuó el área administrativa de urgencias, se implementó el programa de atención domiciliaria desde diciembre de 2019, y se adquirió un microscopio con fluorescencia para neurocirugía, entre otras acciones.

Acciones durante la pandemia 

Desde el 5 de mayo pasado la Secretaría de salud departamental autorizó transitoriamente la utilización de la sede El Limonar, como plan de expansión para atender la emergencia de COVID-19, por un valor de $6.282 millones. Allí hay 43 camillas de urgencias, 10 camas de cuidado intensivo, una sala de rayos X y un servicio farmacéutico.

Para atender la emergencia por la pandemia, la ESE implementó el plan de contingencia, los protocolos, adoptó los lineamientos del Ministerio de Salud para atención de pacientes covid y las guías de medicina interna y de cuidado crítico.

Se entregaron elementos de protección a los trabajadores de la salud por más de 359 millones de pesos, con proyección a 500 millones mensuales. También se recibieron donaciones por más de $3.900 millones.

Además, se consiguieron recursos de transferencias nacionales, estampillas departamentales (por $328 millones) y $3.284 millones del Ministerio de Salud.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *