Nataly Leal

Los nuevos retos de la comunicación política en las próximas elecciones de Colombia

Con un muchísima desconfianza e incertidumbre se llevarán a cabo las elecciones regionales y locales la segunda mitad de este año en Colombia. Se visualizan campañas agresivas, pero con cambios interesantes y retos importantes. Las herramientas digitales tomarán un protagonismo regionalmente que deberán usarse estratégicamente para no caer en la dinámica de ataques directos y/o gestión de noticias falsas. Temas como la corrupción, falta de oportunidades en las regiones, desempleo, inseguridad y amenaza del retorno de la violencia, han generado un desencanto que atrae la inestabilidad, desconfianza e incertidumbre a la hora de elegir. Así las cosas habrá un importante trabajo por parte de los asesores de campaña, en temas de posicionamiento para trabajar los nuevos retos de la comunicación política en las próximas elecciones de Colombia, según comentan los especialistas en política Colombiana.

Las elecciones de este segundo semestre serán para renovar mandatarios regionales y locales, así como las organizaciones públicas de esos niveles, es decir, Asambleas Departamentales y Consejos. Dichas elecciones se presentan en un momento en que la política tiene un desgaste muy fuerte en la opinión pública. No solo han pasado 8 años de fuerte polarización nacional entorno al procesos de paz, sino que también se visualizan procesos locales con falta de gestión, que como en muchas ciudades principales, demuestran estancamiento de obras y atrasos significativos en el modelo de desarrollo, repercutiendo en el empeoramiento de las condiciones de vida y un fuerte malestar, incertidumbre y desilusión en el electorado.

En Colombia vivimos un marcado deterioro de la percepción de la utilidad de las instituciones y del mismo sistema político, todas las ramas del poder público: Ejecutivo, Legislativo y Judicial, así como varios entes de control, como la Fiscalía, la Procuraduría y la Contraloría, se han visto en medio de escándalos por corrupción. Bajo este panorama, conversando con los conocedores de este tema, surge una propuesta para trabajar en función de los retos y generar cambios. Se trata de desarrollar una estrategia de marketing y comunicación integral que logre encauzar el debate político para proponer y construir, para ofrecer de manera real soluciones a tantas necesidades, o al menos a las principales, dando un papel secundario o inexistente a las diferencias con otros. ¿No suena novedoso, verdad? El asunto es que se haga realidad… porque muchos pueden decir que lo saben, ¿pero lo implementan?

El reto más importante es la comunicación. Me refiero a cómo deberán trabajar los mensajes cada uno de los candidatos, y desde mi perspectiva deben ser simples para los votantes, enfocados a dar solución sincera de las necesidades, reforzada con el uso de canales tradicionales como medios de comunicación y medios digitales que permitan conectar con audiencias especializadas a muy bajo costo.

Esto es, en medio de tanto volumen de información, tantas noticias falsas y tantas “fábricas” electorales para desprestigiar políticamente al contrario, mostrar el mensaje más claro, más simple pero sobre todo más viable para cada necesidad. Si en nuestra historia reciente han sido capaces de utilizar la microsegmentación de audiencias para “sacar a la gente para votar”, con muchas mentiras, promesas falsas y verdades a medias. En esta oportunidad gana quien logre sacar a la gente convencida de un cambio, por lo menos a lo que se refiere a ese voto de opinión. “La construcción del líder, su tono, sus mensajes y su segmentación deben estar encaminados a solucionar nuestro principal problema, la polarización, concentrándose más en el qué hacer por las soluciones y menos en el a quién debo vencer”.

En medios digitales el tema de los ataques y las noticias falsas es uno de los nuevos retos de la comunicación política en las próximas elecciones de Colombia. Éstos se han convertido, en algunos casos, en estrategia de campaña, pero la realidad es que desencadena indignación y división en el electorado. La mejor estrategia es que el líder sea coherente, con menos mentiras y más hechos y que se enfoque a dar más energía en trabajar soluciones a las necesidades y no, estar en el afán de acabar la contraparte. Un candidato que quiera ganar las elecciones, necesita un equipo estratega de marketing y comunicación que le aporte en la construcción de una relación directa entre el momento que vive el país, donde se demandan soluciones reales, y la propuesta que se quiere ofrecer. Usando además la integración de los canales tradicionales y digitales.

Como ciudadanos estamos cansados de tanta mentira y guerra. Pedimos a gritos mayor conciencia de los candidatos, respeto y focalización a nuestras necesidades.

 

Por:

Nataly Leal D.

@ANatalyLeal

Publicaciones relacionadas

Cerrar