ColumnistasGustavo Álvarez Gardeazábal

Mocosos miedosos

CRONICA DE UN ENCHUSPADO # 71

Decir que todo mocoso es miedoso, resulta ser casi un pleonasmo. La falta de experiencia, la falta de atrevimiento y sobre todo la inseguridad conque toman determinaciones hacen parte del miedo que ha  caracterizado siempre a los mocosos. Pues bien, llevándonos engañados hasta el jueves y dejando a muchos ilusionados preparando la reactivación, al país le metieron los mocosos que nos gobiernan  30 días más de cuarentena. Es un mes más, y completaremos 4, en donde los buses intermunicipales no han podido volver a circular y este ,que es un país de regiones intercomunicadas, siente que no le corre sangre por las venas. Y lo peor, que teme que cuando por fin los mocosos que lo gobiernan dejen circular esa sangre, ya no habrá empresas de buses porque  se han ido quebrando y no habrá choferes que hayan resistido el hambre al no recibir ni sueldo ni comisión por pasajero  pues quizás  ya estén entonces desempeñando cualquier otro oficio en donde puedan conseguir con qué llevar de comer a sus casas. Son 30 días más, 120 en total, en los cuales no volvieron a funcionar ni bares ni restaurantes ni hoteles, ni aeropuertos ni terminales de trasporte. Y en ninguno de esos cuatro meses parece haberse aprovechado el tiempo por los que gobiernan para ir implementando toda la estructura sobre la cual se puede levantar la reinvención de Colombia. Tan solo el ministro de Vivienda, Malagón, el más joven de los mocosos, se atrevió esta semana a presentar una medida contracíclica rectificando sus posiciones anteriores frente a los subsidios de vivienda y ofreciendo nuevas opciones para 200 mil casas. La medida en el papel y en la teoría es muy válida. En la práctica corre el riesgo de ser nula porque la realidad  es que el país tiene miedo, porque le han sembrado  durante cuatro meses solo miedo y nadie va a ser tan pendejo de comprometerse a comprar casas con cuotas mensuales a 30 años si ni siquiera tiene garantía de que esto vuelva a arrancar. Se le abona doctor Malagón  su capacidad de salirse del rebaño,pero visite al oftalmólogo para que cuadre su visión de la patria.

La pregunta entonces es ¿Qué vamos a hacer estos 30 días?  ¿Seguiremos viendo a los mocosos tomar medidas temporales, repartiendo ayuditas de 160 mil pesos y mercaditos de 80 mil, que no son más que paños de agua tibia mientras se gastan la platica del presupuesto y esperan que la maquinita de hacer billetes funcione a un ritmo más acelerado ?   ¿Estructurarán de verdad unos planes específicos para ,ahora si, el 1 de julio hundir el botón de “ reinicio” que todos estamos esperando ?Probablemente se han salvado vidas, pero ya llegamos a mil muertos. Probablemente encontrarán más infectados porque ya están haciendo dizque 8 mil test diarios, pero esa encuesta siempre resultará chimba en un país de 50 millones de habitantes. Probablemente la historia escribirá que el gobierno de los mocosos salvó a Colombia de la peste pero nos dejó en la más inmunda de las quiebras y con un país desbaratado y desconfiado pues no en vano aprendió a oír camuflar la verdad durante 120 días de cuarentena.

Gustavo Álvarez Gardeazábal

El Porce mayo 30 2020

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Participa whatsapp
Cerrar