JudicialNoticias

Vendía carne de caballo y burro a operadores de alimentación escolar

Con químicos y documentación falsa, Fernando Trujillo Gómez habría hecho pasar los equinos como si fuera carne de res. El alimento fue distribuido en los colegios de Bucaramanga y Santander que entregan el Plan de Alimentación Escolar PAE.

Por haber puesto en grave riesgo la salud los niños y niñas, que se benefician del Plan de Alimentación Escolar (PAE) en Bucaramanga y municipios de Santander, la Fiscalía General de la Nación dio captura a Fernando Trujillo Gómez, alias ‘El Padrino’ o ‘El Gemelo’, quien comercializaba carne de caballo y de burro que era entregada en las raciones alimentarias.

Trujillo Gómez, a punta de engaños se habría hecho pasar como comerciante de la región para que mediante la compra de alimentos a empresarios locales poder vender el producto que no está autorizado en Colombia para el consumo humano.

 Las investigaciones de la Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos de la Fiscalía, en trabajo articulado con la Dirección de Protección y Servicios Especiales de la Policía Nacional (DIPRO), permitieron conocer que Fernando Trujillo, en asocio con otras personas, compraba caballos y burros, muchos de ellos enfermos o muertos, en la Costa Atlántica. Al parecer, con guías de movilización falsas trasladaba los animales hasta Bucaramanga y allí los sacrificaba.

La carne era tratada con químicos para alterar la contextura, intentar hacerla más blanda y darle un color rojizo. Luego, la empacaban al vacío y le ponían sellos de empresas dedicadas a la comercialización de carne de res. Era facturado y soportado como un producto vacuno para distribuirlo.

Mediante este engaño, alias ‘El Padrino’ o ‘El Gemelo’ vendió semanalmente entre 2.000 y 2.500 kilogramos de carne a los operadores del PAE en Bucaramanga y Santander. La actividad ilegal la habría realizado entre mayo de 2018 y septiembre de 2019, y les representó ingresos superiores a los 500 millones de pesos.

La judicialización estuvo a cargo de una Fiscal de la Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos, le imputó a Fernando Trujillo Gómez los delitos de corrupción de alimentos en concurso homogéneo y simultáneo en 18 oportunidades, fraude procesal y falsedad en documento privado. Durante las audiencias concentradas, la Fiscalía presentó comunicaciones entre el procesado y sus presuntos cómplices, en las que pedía inyectar la carne con más químico porque quedaba muy dura y en los colegios no la podían cocinar; así como mensajes en los que coordinaba la evasión de los controles fitosanitarios para movilizar caballos y burros, entre otras actividades ilegales.

Ante el abundante material probatorio y la evidencia física obtenida en casi dos años, el juez de control de garantía impuso a Trujillo Gómez medida de aseguramiento en centro carcelario.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *