ColumnistasAgustín Angarita

APERTURAR, CONTRACCIONES

Cuidar el idioma implica repicar y volver a insistir hasta que el peso de la costumbre nos libere de los errores.

Es un barbarismo muy frecuente decir picota pública. Quiero recordarles a los oyentes que picota era una columna de piedra que había a la entrada de algunos lugares, donde se exponían públicamente las cabezas de los ajusticiados o los reos. Es decir que toda picota es pública, y es un pleonasmo, es un error gramatical, decir picota pública. Igualmente es un barbarismo decir hermanos gemelos. Porque todo gemelo es lógico que sea hermano.

Otro error que con mucha frecuencia escuchamos es aperturar. Cada rato oímos a un funcionario decir que aperturó una investigación o que se aperturará una pesquisa. No olvidemos que la palabra aperturar no existe en castellano. Se debe decir abrir, iniciar o empezar, pero de ninguna manera aperturar.

Otro error es confundir los adjetivos bimensual y bimestral. Bimensual es aquello que ocurre dos veces al mes, como el pago de los sueldos cuando son quincenales. Bimestral indica lo que sucede o se repite cada bimestre, o sea, cada dos meses. 

Quiero reiterar que la palabra direccionar no existe en el castellano. En lugar de este barbarismo puede decirse dirigir, orientar, guiar, encaminar, conducir, apuntar o canalizar. Pero nunca direccionar.

En castellano cuando utilizamos la preposición a seguida del artículo el, se produce una contracción y el resultado es el artículo al. No es correcto pronunciar ni escribir esas dos palabras separadas: a y el sino al. Ejemplo: Le entregaron la carta al vigilante. Es error decir o escribir le entregaron la carta a el vigilante. Otro ejemplo, vamos a ver jugar al Tolima, no a el Tolima. 

Igual ocurre cuando utilizamos la proposición de seguida del artículo el, la contracción da como resultado el artículo del. Es un barbarismo decir o escribir de el. Ejemplo: Ibagué es la capital del Tolima, no de el Tolima. Otro ejemplo, los maestros sacaron a los niños del salón y no de el salón.

Es bueno advertir que estas contracciones no se aplican cuando el artículo el hace parte integral del sustantivo, ejemplo, EL Nuevo Día, El Espectador o El Tiempo. En estos casos el artículo hace parte del sustantivo y no es gramaticalmente permitido decir Al Nuevo Dia, Al espectador, o al Tiempo. Aquí no se hace contracción y se expresa, por ejemplo, fui de visita a El Espectador…

Más artículos de Agustín Angarita aquí

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar