ColumnistasMaría del Rosario Guerra

El legado de Uribe

Hoy quiero dedicar mi columna semanal al legado del expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez, un hombre de familia y con profundos valores cristianos que ha enfrentado con gallardía uno a uno los ataques e infamias que detractores de su incansable trabajo por Colombia han lanzado en su contra a lo largo de los años.

Es inteligente, sencillo, honesto y frentero; le canta la tabla al que le toque, no tiene rabo de paja y tampoco tiene que esconderse de ningún colombiano. Un hombre que, aunque con defectos, ha sabido mantenerse firme y con la frente en alto, pese a la intención maquiavélica de algunos de mancillar su buen nombre. 

Su amor por Colombia ha sido el motor que impulsó su carrera política, intachable y llena de reconocimientos, y su trasegar lo ha llevado a ostentar cargos como el de gobernador de Antioquia, senador y presidente de la República, este último por un periodo de ocho años. 

En este duro camino de la política, Álvaro Uribe ha tenido que sortear duras batallas, enfrentándose a enemigos cobardes que, armados de falacias y montajes, han buscado no solo verlo en la cárcel, sino manchar su honra y la de su familia; todo por mantenerse en la lucha diaria y decidida de lograr una Colombia con seguridad democrática, que enfrente al terrorismo, la delincuencia, la corrupción y la inseguridad.

Trabajé en sus dos campañas a la Presidencia, fui directora de Colciencias y ministra de Comunicaciones, hoy Ministerio de Tecnología de la Información y las Comunicaciones, durante su gobierno. Desde enero de 2011 lo he acompañado a recorrer el país, escuchar a los ciudadanos y proponer soluciones a muchas de las preocupaciones de los colombianos. Desde 2014 estamos en el Senado de la República defendiendo nuestros valores democráticos, las instituciones, la creación de empleo digno y mejores condiciones de vida para toda la población.

LEA MÁS DE MARÍA DEL ROSARIO GUERRA AQUÍ

Bajo su liderazgo se logró desde el ministerio, dar cobertura de servicio de telefonía celular a los principales corredores viales del país, una herramienta fundamental para la seguridad. Igualmente, garantizar el acceso a computadores y conexión a internet para más de 20.000 instituciones educativas oficiales, así como para bibliotecas, alcaldías, juzgados, hospitales y centros de salud. 

En esa línea, 90 hospitales quedaron adaptados para prestar el servicio de telemedicina. Así mismo y después de 10 años, se entregaron cerca de 250 emisoras comunitarias y comerciales en procesos licitatorios objetivos y transparentes. Se restructuró el ministerio y se liquidaron empresas como Telecom, Adpostal, Inravisión y Audiovisuales, y se crearon Colombia Telecomunicaciones, RTVC y 4-72. Igualmente se duplicó la asignación de espectro radioeléctrico para la masificación de Internet y el servicio de comunicaciones móviles. Se modernizó el marco normativo con la Ley 1341 de 2009, Ley TIC y la Ley 1369 del mismo año para los temas postales. Estos son solo algunos de los muchos logros que vienen en este momento a mi memoria. 

Los tres huevitos: seguridad democrática, confianza inversionista y cohesión social, quedaron grabados en la mente y el corazón de muchos colombianos como sus pilares de gobierno. Hoy ampliado a cinco, sumando el diálogo ciudadano y el estado austero. 

Uribe es el fundador de nuestro partido Centro Democrático y líder de nuestra bancada en el Congreso. Seguiremos defendiendo su legado como un gran aporte a la Patria, a sus instituciones, al desarrollo socio económico del país. Trabajar, trabajar y trabajar es su mejor ejemplo, siendo fuerte para debatir las ideas y suave para tratar a las personas. 

Siempre con mano firme y corazón grande. 

María del Rosario Guerra

@CharoGuerra

Alivio ambiental

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Participa whatsapp
Cerrar