ColumnistasGustavo Álvarez Gardeazábal

LES DA CULILLO RETIRAR AL EMBAJADOR

Crónica de Gardeazábal # 211

Cuando Gabriel García Márquez escribió “ El otoño del patriarca” no debió de hacer mucho esfuerzo para conseguir modelo que describir. En Colombia no lo había, Rojas Pinilla apenas fue remedo de sátrapa .Pero durante la primera mitad del siglo XX los dictadores hicieron su agosto en América Latina. Ellos existieron en nuestro continente desde  México con  don Porfirio Díaz, hasta la Argentina donde Juan Domingo Perón ejerció, enloqueció a su país, mitificó en vida a su esposa Evita, y creó una doctrina populista que le sobrevive  .Los nombres que recorren la historia dictatorial llevaron al nobel guatemalteco Miguel Ángel Asturias a escribir su inolvidable “ El señor presidente ”y a Vargas Llosa, el otro nobel, a contar en “ La fiesta del chivo” los detalles fabulosos de Rafael Leónidas Trujillo. Ninguno empero ,que conozcamos, se ha metido de lleno a contar la historia de Anastasio Somoza y de sus hijos que se turnaron en el poder en Nicaragua y fueron derrocados por el Frente de Liberación Sandinista, que honraba con ese apellido la memoria de un general  asesinado por las fuerzas del estado. Quizás será porque el jefe sandinista de entonces, Daniel Ortega, sigue siendo tantos años después presidente de su país, pero bien se merecía al menos una novela para que mostrara como las vilezas y atropellos que cometió el perseguido y derrocado Somoza, las ha repetido de manera desbocada y de pronto mas exagerada el marido de Rosario Murillo, quien con su perfil de bruja del medioevo, debe preparar los brebajes para mantener a su marido en el poder y a Nicaragua aplastada.

Por estos días, sin que el mundo se horrorice y los intelectuales de izquierda o  hasta de derecha se pronuncien, Ortega ha logrado detener bajo el amparo de una ley que hizo aprobar a sus esbirros del Congreso Nicaragüense, a casi todos los conciudadanos que habían presentado su nombre para ser candidatos presidenciales  y aspiraban competirle en las elecciones de noviembre. Como el mejor dictador de esas novelas, Ortega ha logrado meter a la cárcel no solo a los candidatos presidenciales sino a líderes, viejos y jóvenes, presentándose ominosamente ante el mundo como el asesino de su democracia. Nadie se atreve a condenarlo y  los de la izquierda chuta si que menos porque el presidente de Nicaragua le ha llevado las arras a Castro y a Chávez y a casi todos los dictadores zurdos buscando la eterna disculpa de enfrentarse a los gringos que han esclavizado por siglos a su país. Antes de que sea tarde, yo, un novelista provinciano que apenas llegó a hacer novelas sobre gamonales  y capos vallecaucanos pero que no me falta valentía, protesto enérgicamente por esta situación y aspiro como colombiano que el gobierno  de nuestro país tenga cojones y deje el culillo retirando al embajador en Managua  y salvaguarde así el honor de una patria libre como  debe  seguir siendo Colombia.

Gustavo Álvarez Gardeazábal

El Porce julio 7 del 2021

Deja tu opinion

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar