ColumnistasNelson Germán Sánchez

Políticos y fábulas

Óptica periodística Nelson Germán Sánchez Pérez –Gersan-

Dado que si vamos al mundial de fútbol en Catares por carambola, en repechaje, contra un equipo de Asia u Oceanía donde el deporte sea el rugby, el tiro al blanco o lanzamiento de jabalina, pues ocupémonos del segundo deporte nacional colombiano, es decir, la política, lo electoral y especular sobre ella.

Van quedando improntas que dan cuenta de que tan en serio se toman con su actuar, las propuestas de cambio y sobre la administración pública quienes están en el debate en busca de los voticos a la presidencia de la república.

Ascetismo frente al enjambre de hoy – Don Tamalio

Lo primero que hay que decir es que no se entiende la falta de coherencia de algunos criticando y vilipendiando ya a Ingrid Betancur, por la decisión que tomó en cuanto alejarse de la Coalición de la Esperanza, por reclamar que se hicieran las cosas como supuestamente debían ser y rechazar las maquinarias politiqueras de siempre, a los electoreros de oficio, los vividores del Estado y que ahora se arriman a Alejandro Gaviria, recibiéndolos éste con beso y abrazo. Ingrid tiene razón en pedir decencia y ser consecuentes con el proyecto político presentado a los colombianos; claro está que lo hizo un poco tarde al reclamar una supuesta falta de reglas claras, las cuales desde el principio debió preguntar, conocer y aceptar y no ahora a un mes largo de la primera justa electoral. Ese es el problema de que venga a hacer política solo de cuando en cuando (cada cuatro años) lo haga desde Bogotá y a través de los medios de comunicación sin recorrer la provincia o conocer la realidad de las regiones y, pese a eso, aceptar acuerdos rapiditos para tomarse la foto.

Nelson Germán Sánchez Archives – Don Tamalio

A propósito, de mujeres en esta campaña, vale la pena destacar el buen papel, la grata sorpresa  que ha dado Francia Márquez en los espacios donde le han permitido presentarse para enfatizar sus propuestas y desarrollar sus ideas en un estilo acampechado y directo. Expresiva, sin protocolos, hablando desde el corazón, sin duda es una mujer valiosa en estos tiempos y mucho más por atreverse a incomodar con su sola presencia de negra (afrocolombiana, pues), mujer, provinciana y pobre, que no se deja deslumbrar ni intimidar en esos escenarios por la cofradía de machos políticos que creen saberlo todo y tener soluciones a todo, incluido Petro que es la vedete de esta contienda, a quien ella es capaz de hablarle de tú a tú como otro más –como debe ser- con la frescura y tranquilidad de quien se sabe “resiliente”.

20 cosas para repetirse 22 veces – Don Tamalio

A propósito de Petro, sin duda es quien va ganando cuanto encuentro, debate y foro se hace. Marca la diferencia entre la montonera. Como será que hasta el play muchacho Juan M. Galán hizo el parapeto de encararlo públicamente, pero se le fue achicando de a apoco. No cabe duda que Petro es un hombre preparado y estudioso, locuaz y sobre todo que sigue recogiendo el sentimiento antiestablecimiento y antisistema que se palpa y traspira por doquier y que ningún otro ha logrado hacer con tal contundencia. Sigue fortaleciendo su hálito de ganador y por eso ya deja notar sin vergüenza alguna el tufillo de emperadorcito, de reyezuelo egocéntrico, de dictador radical que se siente imbatible hasta ahora.

Natividad es solidaridad y respeto – Don Tamalio

La otra sorpresa de estas primeras de enero de 2022 es el escueto, desabrochado y sin filtro ex alcalde de Bucaramanga, Hernández; sorpresa por su ubicación en las encuestas, por la notoriedad nacional que ha logrado y le imagen positiva que refleja. Tanto ha crecido que pareciera que las “bodeguitas” de un extremo y del otro han enfilado baterías contra él reencauchando videos, grabaciones, noticias sobre sus embarradas en la Alcaldía como el cachetadón a un concejal, los supuestos negociados de basuras o pedir descaradamente plata para conformar listas; pero ese señor con pinta abuelo sabiondo que habla a sus nietos (los colombianos),  sigue sin prisa pero sin pausa gracias a utilizar el lenguaje de la calle, expresando en voz alta y en público lo que millones dicen en privado sobre los políticos, la corrupción y las exageradas prevendas de las que gozan unos pocos. El Trump colombiano, lo llaman ya.

Casa del Tolima 2.0-coworking – Don Tamalio

También ha aparecido el pirulito de la campaña, ex alcalde de Medellín, a quien por remoquete llaman Fico. Al verlo con detenimiento tiene la misma pinta, algarabía, verborrea y pose del recordado personaje novelesco de la televisión colombiana. Al igual que Hernández, su caballito electoral son los supuestos buenos resultados cuando fue Alcalde de la capital antioqueña y presentarse como el único que no tiene sanciones ni investigaciones graves por su desempeño administrativo. Este pirulo es el gallo tapado del expresidente Uribe, dicen. A propósito de uribismo, Zuluaga, el que se supone es del CD, luce sin credibilidad, falta de energía, no convence, cada día es más la versión “zurriaga” de sí mismo.

Tiempo de sumar, de comprar aquí – Don Tamalio

Del resto de candidato o precandidatos hablaremos después; pero difícil hacerse una idea de ellos, porque aún están en la actuación de un papel, no metidos en la contienda electoral misma por el poder presidencial. Libretiados, distantes y andando en círculos en estas primeras de cambio. No han logrado su propia impronta ni conectar con la gente y sus necesidades, recitan cifras, datos y diagnósticos de las problemáticas. Como dirían Esopo y Rafael Pombo: Liebres, tortugas, cigarras, hormigas, leones, ratones, lobos, corderos, zorros y hasta uvas verdes hay en esta primera parte de la campaña presidencial colombiana.

Deja tu opinion

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar