IbagueNoticias

Abuelito se hace el atropellado para sacar plata en la 37 con Ambalá

Una familia ibaguereña no se esperaba que un anciano al menos 70 años fuera tan hábil para estafar a los incautos.

Los falsos atropellados son más comunes de lo que hubiéramos pensado, este nuevo caso se registró en la ciudad de Ibagué, donde al parecer un adulto mayor sería el que está estafando a las personas que creen haberlo atropellado.

Fue el pasado 28 de diciembre, el día en que María Eugenia se llevó el susto de su vida cuando al rededor de las 10:00 de la mañana se movilizaban sobre la avenida Ambalá con calle 37, con dirección a una floristería del sector para recoger un ramo que habían quedado de entregarle a esa hora del día.

María Eugenia, su esposo y su hija, se movilizaban en el automóvil de la familia, al momento de estacionarse frente a la floristería el esposo de María tuvo que dar reversa para ubicar bien el vehículo y no obstaculizar el tránsito del sector.

Aunque se movilizaban muy despacio para evitar un choque en la concurrida avenida, que por esos días de diciembre se encontraba atiborrada de carros, escucharon un fuerte golpe en la parte trasera del vehículo.

Muy asustada María Eugenia cerró los ojos y no quería mirar hacia atrás, pues pensó lo peor, que habían atropellado un niño, un ciclista o un motociclista. Los temores de María Eugenia se hicieron realidad, al ver como un adulto mayor de aproximadamente 70 años, muy frágil, con su ropa desgastada, una barba canosa y un pequeño sombrero se sacudía al lado del automóvil y le gritaba a su esposo que lo había arrollado. Al parecer en el incidente le había roto un termo de icopor (Poliestireno), que llevaba en su mano junto con unos buñuelos en una bolsa.

La familia al interior del vehículo no concebía como pudo haber arrollado al adulto mayor, pues se encontraban muy alertas debido al gran flujo de vehículos que se se movilizaban a esa hora en la vía.

Noticias relacionadas: La estafa del falso atropellado

Los ocupantes del vehículo rápidamente descendieron del carro para atender al adulto mayor, poder prestarle los primeros auxilios y trasladarlo a una central de urgencias, pues debido a su avanzada edad, el golpe pudo haberle ocasionado lesiones de gravedad.

Sin embargo, en ese momento el adulto sólo decía que quería arreglar por las buenas y que no era un hombre de problemas o conflictos, que no había necesidad de llamar a las autoridades.

Mientras que la familia insistía en trasladar al anciano hacia una central de urgencias, el hombre sólo repetía que quería que le repusieran el termo que le habían roto en el choque; a lo cual la familia accedió sin poner reparos debido a que aceptaban que “cometieron el error” en un momento de descuido.

Abuelito se hace el atropellado para sacar plata en la 37 con Ambalá 4

El adulto no permitía que lo tocarán para conocer su condición. Dijo que se encontraba bien. Al ver la disponibilidad de la familia para atenderlo empezó a quejarse de un dolor en el costado de su tórax, al parecer le habían lastimado una costilla; el esposo de María Eugenia estaba seguro que de manera inmediata debían trasladarse a medicina legal o trasladarlo hacia un centro asistencial.

La víctima se negó de manera rotonda y le señaló que con $30.000 arreglaban el incidente y el seguiría su camino. El conductor del vehículo le entregó el dinero al abuelo y este sin esperar la atención médica salió como un disparo del lugar donde había ocurrido el accidente.

Momentos después de que esta persona se fuera de lugar, un testigo que se encontraba cercana a la floristería se acercó a la familia y le señaló que este es un actuar permanente del anciano; a diario se hace supuestamente atropellar de los vehículos cuando ve la oportunidad para sacarles dinero.

En la historia relatada a dontamalio.com, María Eugenia asegura que se sienten estafados, y pidió a los ciudadanos en primer lugar prudencia al momento de estar al volante; segundo, llamar a las autoridades en estos casos para no ser víctimas de los estafadores, así sea de un ancianito como el que los timó a ella y a su familia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *