ColumnistasFelix Ramón Triana

Aprendizaje Costoso

¿Hasta cuándo actuaremos reactivamente?, en lo personal no he sido amigo de ello.

Qué bueno que lo hiciéramos en forma proactiva, entendida la proactividad como la capacidad del ser humano de visualizar, anticipar y evitar hechos que son evitables, además que permite reducir costos económicos, sociales y sus graves consecuencias.

Por ello no es entendible el actuar del gobierno ya que con tiempo conoció que la reforma tributaria no tenía ni el ambiente ni las condiciones para su trámite, sin embargo, la presento al Congreso, la respaldo lo cual enardeció los ánimos, estimulo las críticas de los diferentes actores e incentivo las protestas en todo el país. Solo así se convenció que lo mejor era retirarla dejando en el camino al ministro de Hacienda.

Ahora bien, tampoco se entiende que, ante los diferentes medios de comunicación, manifieste la intencionalidad de dialogar y negociar, pero en realidad lo que hace es dilatar, a tal punto que el comité de paro se retiró el pasado domingo de la mesa de negociación, no sé si es estrategia o que.

Si es así, creo que es una malísima estrategia, además de un pésimo mensaje, ya que lo que se infiere es que no hay interés en resolver el conflicto después de casi 40 días; como dicen los muchachos, amaga más que los buenos delanteros del futbol, pero no hacen gol.

Los expertos en este tipo de conflictos sostienen que solo con el dialogo sincero y transparente se pueden identificar la mejor alternativa para un acuerdo negociado, además de superar las crisis, que, en este caso particular, se originó por la falta de proactividad del gobierno.

Cuantos hechos dramáticos se hubiesen evitado si una vez que el pueblo colombiano se manifestó, el gobierno hubiese actuado impidiendo inclusive, el pronunciamiento del juez que ordeno a los gobernadores y alcaldes implementar acciones conducentes a frenar el paro que estaba convocado para el 28 de abril, hecho que se dio la noche anterior al día que se iniciaba el mismo, fue todo un desafío, además que caldeo los ánimos.

El actuar reactivo solo deja eso, ruinas, destrucción, rencores, odios todo lo cual se hubiese podido evitar si se actúa anticipativamente. Estoy seguro de que todo lo que hoy deja el paro se hubiese podido evitar. Se había evitado la muerte de tantos jóvenes que conscientes de los riesgos que trae salir a protestar se arriesgaron y hoy no están entre nosotros.

Estarían aquellos que hoy se encuentran desaparecidos y que nadie responde por ellos. Se había evitado el impacto económico de muchos empresarios que perdieron sus negocios en virtud del actuar vandálico de aquellos que pescaron en rio revuelto.

Son muchas las familias que hoy lloran a sus seres queridos, muchos los que están resentidos con el actuar de un gobierno indolente que no respeto ni entendió que la vida es sagrada. Solo le interesó ejercer la autoridad al costo que fuera, así muchos de los que la ejercieron no estuvieran de acuerdo, les tocaba, ya que de no hacerlo debían asumir graves consecuencias en virtud de estar adscritos a una organización lineal como es la policía y el ejército.

Esperemos que esta situación la podamos superar cuanto antes y que jamás se vuelva a dar, ojalá que apliquemos la filosofía japonesa de los círculos de calidad, es decir que aprendamos del error y saquemos nuestras propias conclusiones para que ningún otro gobierno repita este tipo de actuación. La historia de Colombia lamentablemente queda manchada con la sangre de tantos jóvenes, con las pérdidas económicas de muchos colombianos y con un sinsabor de odio y rencor que ojalá podamos superar.

Se hace necesario que la clase política,* precandidatos a la Presidencia, Senadores, Representantes a la Cámara, Diputados y Concejales saquen sus propias conclusiones sería el colmo que no lo hagan, dado que un alto porcentaje de colombianos despertaron y no están dispuestos a seguir aguantando engaños, hoy son críticos y están dispuestos a ejercer su ciudadanía, a luchar contra la pobreza, contra la falta de oportunidades, contra el desempleo, contra el hambre, es decir, están por una Colombia equitativa donde todos tengan el derecho de vivir dignamente.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *