ColumnistasGustavo Álvarez Gardeazábal

El costo de equivocarnos con Venezuela

Crónica 358 de Gardeazábal

No creo que debemos esperar el paso de los años ni el juicio de la historia para ir evaluando el altísimo costo que los colombianos hemos tenido que pagar para sostenerle el capricho a Duque  de actuar equivocadamente con el régimen que gobierna a Venezuela.

Hablando de borrachos y pichadores – Don Tamalio

Desde el 2018 cuando Duque asume las riendas del país se hizo evidente que su meta era conseguir desestabilizar al gobierno de Maduro, tal vez siguiendo instrucciones de Trump o dejándose aconsejar del presidente Piñeira de Chile. Ya habíamos soportado el efecto tremendamente negativo del cierre de frontera en  2015,lo que ocasionó el colapso de miles de empresas que exportaban a ese país y un hueco gigantesco en nuestra economía.

Ministro bocón y buscapleitos – Don Tamalio 

Ya estábamos sintiendo el efecto de la oleada de venezolanos que huían de su país y salvo por las actuaciones de la Iglesia en su diócesis de Cúcuta, que acogía caritativamente a los que cruzaban la frontera ,cuando llegó Duque al poder ,todo se llevó al extremo y sin medir las consecuencias, casi de manera infantil, se prefirió  atacar al régimen de Caracas buscando el derrocamiento de Maduro. Como tal se apoyó la posibilidad de que el diputado Juan Guaidó ejerciera es puramente la presidencia y hasta se hizo el tremendo oso de pretender una invasión pacifica con un show televisivo en uno de los puentes que unen a Norte de Santander con Venezuela. Todo ha sido un fracaso rotundo.

Hablando de borrachos y pichadores – Don Tamalio

Maduro sigue en la presidencia, Guaidó no ha podido cargar ni con su propia sombra. La ruptura total de relaciones diplomáticas y comerciales nos han ido costando a nosotros un ojo de la cara, o tal vez los dos ,porque nos volvió ciegos a la realidad.

Gustavo Álvarez Gardeazábal Archives – Don Tamalio

Ya Duque se va a ir y Maduro sigue en el poder. Aquí hay 3 millones de venezolanos a quienes acogimos primero con resignación y después por ser una mano de obra barata, y ahora tratamos de repudiar ,pero ya las cuentas reales comienzan a hacerse y la magnitud económica del daño infringido a nuestra economía es tan grande como la imbécil posición geopolítica a donde nos ha traído ese mal manejo ,generándonos cada vez más la posibilidad de que Rusia y China, por apoyar a Maduro nos hayan convertido en sus enemigos y hasta se  nos metan no tanto en las fronteras  como en las elecciones presidenciales de este año.

Hemos aceptado sin chistar que Petro es amigo de Maduro y que el viejito atarván de Rodolfo  predique como promesa  de  campaña que el 8 de agosto restablecerá las relaciones con Carcas. Pero nadie, ni siquiera Petro, le sacan a relucir el altísimo costo de la equivocación a Duque y su combo.

Gustavo Álvarez Gardeazábal. El Porce, febrero 22 del 2022

Deja tu opinion

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar