NoticiasPolítica

Vuelve el debate en torno a prohibir o no, el chancletazo y el correazo a los niños

Hoy se inicia en el senado la discusión sobre el proyecto de Ley, que busca eliminar el castigo físico como alternativa disciplinaria para niños y adolescentes en Colombia. Las opiniones están divididas y tiene senadores a favor y en contra.

14 años después de que el Código de Infancia y Adolescencia estableciera que en el país esta prohibido cualquier tipo de castigo físico en contra de los niños, niñas y adolescentes, se revive en el Senado de la República un proyecto de ley que busca que de ninguna manera un menor de edad en Colombia sea expuesto en ninguna forma a castigo, humillación, abuso físico o psicológico, descuido, omisión o trato negligente, malos tratos o explotación sexual, por padres y tutores legales como forma de disciplina.

La idea es erradicar en su totalidad los “chancletazos”, palmadas, correazos, pellizcos y otros golpes que tradicionalmente han sido usados por los padres para disciplinar a su descendencia.

Esta iniciativa es presentada por el Representante Harry González, del partido Liberal y el Gobierno Nacional. Dentro de la iniciativa se expresa la eliminación de toda forma de disciplina que contenga manifestaciones de violencia en contra de un menor de edad.

Adicionalmente, se sugiere al Estado establecer estrategias de pedagogía nacional en las que se promuevan prácticas de crianza positivas, prevención y educación, la creación de centro de formación de pautas de crianza, y la realización de una rendición de cuentas anual para verificar los avances de la aplicación del proyecto en el país.

Pese a que la iniciativa fue radicada en agosto del 2019, ha tenido trámites problemas para su debate en Cámara y Senado. Al llegar a la Plenaria, el primer semestre de 2020, el trámite no se dio tras presentar una ponencia que solicitaba archivar el documento.

Al descongelar el proyecto, en una votación en plenaria el partido cristiano, Colombia Justa y Libre, intentó frenar nuevamente el debate, pero en votación en plenaria quedó 25 votos a favor contra 132 en contra, por lo que tuvieron que dar trámite inicial en Cámara de Representantes.

El proyecto de Ley, surtió su proceso en comisión y en la plenaria de la Cámara y desde hoy martes 15 de septiembre, inicia el tránsito por el Senado, en las últimas semanas, la comisión primera estudió el articulad y la ponencia positiva será presentada por la Senadora Paloma Valencia, del Centro Democrático.

El estudio realizado por parte de la Comisión Primera, puso nuevamente las cartas sobre la mesa y reviven el debate por bandos, un grupo mayoritario de senadores argumentan que la eliminación de todo castigo que pueda interferir con el sano desarrollo físico y mental de los niños, niñas y adolescentes en el país es necesario.

Sin embargo, el partido Cristiano Colombia Justa y Libre, esta liderando la negación de la iniciativa planteando que se están entrometiendo en las esferas familiares. Poniendo en contra vía el deber de los padres que deben corregir las conductas equivocadas de sus hijos.

El senador John Milton Rodríguez, de la colectividad cristiana, señala que esto sería una duplicidad en la normativa, pues la prohibición ya esta contenida en el Código de Infancia y Adolescencia donde se establece la prohibición del maltrato contra los menores de edad.

Este argumento fue expresado también por algunos de los intervinientes del citado foro, como la abogada María Fernanda Alarcón, directora de Red Familia Colombia, quien recalcó que el maltrato ya estaba tipificado, por lo que no es necesario crear una nueva ley. Además, explicó que se deben ajustar algunas definiciones, porque la ley daría a entender que incluso pegarle a un hijo en una mano para evitar que se queme es maltrato físico.

Sacó a su hija a correazos de las protestas en Armenia en contra de la Policía

En la defensa de sus exposiciones en contra de la iniciativa el senador expresa que este, el proyecto, con la Estrategia Nacional Pedagógica y de Prevención, crea un sistema de crianza estatal que calificó de “neocomunismo”: “Se mete en la autonomía de la familia y busca unificarla en un solo modelo, dejando a un lado los diferentes sistemas, creencias y culturas que hay en el país”.

Asimismo, dijo que se fundamenta sobre un “buenísmo”, es decir, que ve al ser humano como bueno y maravilloso, y se olvida de la necesidad de corrección, incluso física. “Parte de la corrección de un hijo demanda una palmada o varita”, señaló.

El representante Harry González del partido Liberal Colombiano, salió en defensa del proyecto y enfatizó que el propósito se resume en uno solo: “Acabar con la chancleta, el coscorrón y el correazo”.

Aseguró que se trata de una propuesta de carácter pedagógico y en ningún momento se plantea alguna sanción, sino que es “una transformación cultural en la que se establezca que para educar a los niños no se necesita violencia”.

Sumado a esto, la iniciativa no duplicaría el Código de Infancia y Adolescencia, por el contrario, sería un complemento en la legislación del país para ponerse al día con compromisos adquiridos con la Unicef y otras normativas con aplicación internacional.

González aseguró que muchas veces los castigos no son catalogados como maltrato, pues el castigo físico no alcanza los niveles contemplados por la ley.

Frente a los señalamientos realizados por el Partido Colombia Justa y Libre, señala que es una cruz que le quieren poner a una iniciativa para salvaguardar los derechos y deberes de hijos y padres de familia, asociándolos con comunismo, socialismo, ideología de género y pérdida de patria potestad, para politizar el debate y desfigurar el sentido de la Ley.

Por último, aseguró que no se está privilegiando ningún modelo de crianza, solo se pone como condición que no sea violenta.

La iniciativa también tuvo entre sus defensores a la Alianza por la Niñez y el Instituto de Bienestar Familiar (ICBF).

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *