IbagueNoticias

Robos, malos olores, riñas y drogadicción, el pan de cada día en la invasión del Simón Bolívar

Las amenazas de los invasores tienen atemorizados a los residentes de varios barrios y conjuntos residenciales que circundan a los ilegales.

Desde que una acción de tutela prohibió toda acción en contra de los invasores de la Ciudadela Simón Bolívar, las autoridades nada han hecho para que los habitantes del sector recuperen la tranquilidad en la que vivían hace cerca de dos meses, antes de que llegaran los ocupantes ilegales.

“Vivo en el conjunto residencial Altagracia, nos encontramos en una terrible situación, ya no nos aguantamos más esa gente invasora, los olores a las heces de ellos mismos son fatales”, le dijo un seguidor de Don Tamalio a nuestro equipo de prensa.

 La crisis sanitaria es evidente, pero lo que más los atormenta son los constantes hechos de inseguridad que se ven a diario, “cada rato riñas entre ellos, hacen tiros al aire, el olor a marihuana … los constantes robos”.

Aseguran que los cabuches ya tienen ollas de expendio de alucinógenos, para vender y consumir, pues el olor a marihuana es permanente,” Se refugian en la invasión, tienen expendido de drogas”, señala el denunciante.  

Adicionalmente, le piden a la autoridad ambiental la intervención, pues permanentemente hacen quemas forestales con el fin de abrir más lotes y llenar más de cambuches el terreno.

“En esa invasión no hay ni voz, ni mando, por parte de las autoridades, no hacen ni presencia, necesitamos pronunciamiento por parte del alcalde Andrés Fabian Hurtado, nosotros pagamos impuestos, servicios públicos, no nos pueden desamparar”, finalizó.

Deja tu opinion

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *